e-.commerce

Tienda física y e-commerce, la receta del éxito empresarial

Son muchos los negocios que se lanzan al mundo digital sin pensar muy bien en cómo hacerlo. La tentación, sin duda, es grande. Hay muchos negocios que parecen tener éxito, ¿por qué no el nuestro?

Veamos con detenimiento algún ejemplo de cómo puede un negocio estar presente en un negocio local y también en Internet. Para mi un buen ejemplo de tener una tienda física y online suelen ser los e-commerce. Algunos ejemplos de negocios que pueden funcionar muy bien son un sex shop Barcelona, Madrid o Valencia.

Por varias razones. Primero porque son ciudades grandes y modernas con muchos clientes potenciales dispuestos a comprar estos productos en tiendas físicas. Pero que también tiene versiones online para hacer envíos de productos a localidades donde una tienda física no tendría éxito.

Tienda física que se lanza a internet

Veamos en este caso la forma de adaptarse al entorno digital. Esta suele ser la evolución natural de los negocios. Primero nacen como negocio local. Tomemos como ejemplo una tienda de mascotas de ámbito local.

Detectan que tienen un buen producto, a buen precio y que tienen previsiones de crecimiento. Con una pequeña inversión en la creación de una página web y algo de marketing online pueden multiplicar las ventas y seguir creciendo en Internet.

Sus clientes potenciales se multiplican porque no solo venden a los clientes locales, sino a clientes de todo el país. Además, en el caso de una tienda de mascotas, la compra de estos productos no supone un riesgo. El cliente recurre a un producto que no es para su uso personal (como ropa, zapatos, etc) que necesite probar, sino que comprará productos para su mascota. Seguramente sepa ya qué comprar y lo necesitará hacer de forma recurrente. Esto abre una ventana a clientes recurrentes y fidelización, lo que hará el negocio más rentable.

Tienda online que abre sede física

Esta es la versión más complicada y que sólo los negocios con bastante éxito saben cómo abordar. Generalmente los negocios nacidos en Internet ofrecen productos o servicios muy enfocados a la red, conseguir trasladar este modelo a un negocio tradicional a menudo supone unos gastos de logística más altos y menor beneficio.

Algunos ejemplos de estos casos podrían serlos e-commerce que no comercializan productos propios, sino que tienen stock propio y simplemente necesitan un espacio dónde comercializar.

Una alternativa es buscar partners con negocios físicos que encajen con nuestra filosofía de empresa y que quieran comercializar nuestros productos. En estos casos el producto en tienda física suele ser más caro que en el e-commerce original ya que el intermediario tendrá que obtener un beneficio. Un ejemplo claro de este tipo de modelo pueden ser Mr. Wonderful o We Are Knitters, que comercializan sus productos en tiendas locale sy grandes superficies como Fnac o El Corte Inglés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 3 2 ?