¿Rehipotecar o ampliar la hipoteca de tu vivienda?

Eres joven y quieres independizarte, adquirir una casa propia, pero no tienes suficiente dinero para pagarla. Esta situación es cada vez más común entre los españoles en los últimos años, por lo que al final, se ven ante la obligación de solicitar una hipoteca.

Las hipotecas son de gran ayuda en estas situaciones, ya que te permiten poder acceder a tus sueños y tus propósito. En primer lugar, antes de lanzarte a solicitar una hipoteca, te recomendamos que utilices un comparador de hipotecas, ya que es interesante que conozcas las diferentes condiciones o los requisitos que necesitas, que en general serán:

> Ingresos constantes. Los bancos exigirán que seas capaz de hacer frente a los futuros pagos, por lo que será necesario disponer de un empleo o algún tipo de renta o pensión suficiente para poder realizarlos en los plazos acordados. Será fundamental que cuentes con antigüedad laboral, un buen salario o un contrato indefinido. 

> Garantía de un aval. Si tu capacidad económica es baja, solicitarán un aval que se haga responsable del préstamo en caso de que no pueda ser devuelto. 

> Disponer de ahorros. Se te requerirá entre el 20% y el 30% del coste de la vivienda, o incluso más si tus ingresos no son suficientes. Con esto se demostrará tu capacidad y compromiso de pago. 

Ten en cuenta que solicitar un préstamo hipotecario conlleva también otros gastos:

➜ Gastos sobre la tasación hipotecaria

➜ Gastos de la tramitación de la escritura del inmueble ante notario

➜ Impuestos como el IVA, gestoría, y el impuesto de Actos Jurídicos Documentados 

Si el capital que has solicitado crees que no es suficiente, podrás recurrir a una rehipoteca o ampliación. Si no sabes la diferencia entre ambas, te la explicamos. 

La ampliación del préstamo supone un cambio en las condiciones del préstamo. La ampliación podrá ser de tres formas: 

  • Ampliar el capital. Aumentarán los fondos disponibles de tu préstamo, lo que llevará consigo el aumento de la cuota mensual. 
  • Ampliar el plazo. De esta forma, tu cuota mensual se verá reducida. 
  • Ampliar ambas. Nuevo capital y nuevo plazo de devolución. 

Esta ampliación llevará asociados también unos gastos que tendrás que pagar. Se tendrá que realizar una nueva tasación de la vivienda, por lo que se te aplicará una comisión de novación. 

Rehipotecar el préstamo consiste en cancelar el préstamo hipotecario actual para contratar uno nuevo. El importe sumará la cantidad anterior con la nueva. Por lo que necesitarás realizar dos gestiones: cancelación y contratación, cada uno con sus costes. 

Los costes en este caso serán mayores, ya que incluyen: costes de cancelación, comisión de novación,  gastos de gestión y notaría, la nueva tasación de la vivienda y el impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados. 

Ante la duda de rehipotecar el préstamo o ampliarlo, calcula los costes que acarreará cada método para tomar la mejor decisión. Valora tu situación y realiza un plan en el que detalles los costes y las condiciones del nuevo préstamo, si las condiciones son mucho mejores posiblemente será favorable que te decantes por una rehipoteca. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 14 6 ?